De gente viajera
para gente viajera

Planifica el viaje

Conoce todos los secretos que esconde este gran país

Planifica el viaje

Arropado por el río Jordán y el Mar Rojo, con grandes regiones desérticas y ciudades cosmopolitas, Jordania es un país de contrastes. Te cautivarán la magia de sus atardeceres y la riqueza de sus reservas naturales. 

Con cinco lugares de interés declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, Jordania es, sin duda alguna, la joya de Oriente Medio. De gente cálida y abierta, la cultura beduina es especialmente hospitalaria. Las invitaciones a comer y beber té forman parte del deber de agasajar a sus visitantes. 

Crisol de culturas, de lo antiguo y lo nuevo, lo oriental y lo occidental, su capital Ammán es una ciudad sofisticada y técnicamente muy avanzada y uno de los destinos top de turismo médico contando con hospitales de referencia en la lucha contra el cáncer como el King Hussein Medical Center.

Nuestros guías se encargarán de que las preocupaciones respecto a la logística sean mínimas, sin embargo, hay algunos aspectos a considerar a la hora de viajar. Aunque hay minorías cristianas y judías, Jordania es un país mayoritariamente musulmán por lo que para entrar a recintos religiosos deberemos respetar sus creencias y cubrir hombros, rodillas y cabello en el caso de las mujeres. 

Ten en cuenta que embriagarse en público no está bien visto, tampoco el consumo de alcohol en los sectores más conservadores. Sin embargo, es habitual un consumo moderado de cerveza o vino y son más laxos con los turistas que pueden encontrar diversos licores en hoteles, restaurantes internacionales y bares.

Nuestra recomendación en todo caso es respetar siempre la cultura y las tradiciones locales, ser prudente y seguir las recomendaciones de nuestros guías.

Preguntas Frecuentes

Para visitar Jordania se deben tener las mismas precauciones que en cualquier otro país, aplicar el sentido común y confiar en la intuición. La crema solar, las gafas de sol y los medicamentos básicos para el dolor sin prescripción médica no deben faltar en la maleta, pero, ¿qué más debemos tener en cuenta?. Hemos seleccionado estas preguntas para tratar de aclarar las dudas más frecuentes. 

¡No dudes en contactarnos si tienes alguna otra consulta!

Las mejores épocas del año para visitar el país son la primavera y el otoño del hemisferio norte, es decir, el periodo entre abril y mayo y entre septiembre y noviembre. Las lluvias son escasas, y si caen, lo hacen entre los meses de noviembre y marzo. En general, el país tiene un clima templado y árido, con veranos muy calurosos y soleados e inviernos fríos, que varía dependiendo de si estamos en la meseta, en el desierto o en el valle del Jordán. Sin embargo, si visitamos sólo una zona podemos tener en cuenta lo siguiente:

  • Zona norte – Ammán: la capital del país se ubica a una altitud media de 765 m.s.n.m. con temperaturas promedio que oscilan entre los 8 grados en invierno y los 27 grados en verano. En general los días son soleados durante todo el año, contando con unas 10 horas de luz tanto en primavera como en otoño. 
  • Zona suroccidental- Petra: situada entre el Mar Muerto y el golfo de Áqaba a una altura un poco mayor que la capital, el emplazamiento arqueológico tiene un clima desértico. En invierno las temperaturas pueden bajar a 0 grados y en verano llegar a los 40. En primavera y otoño la temperatura media ronda los 18 grados, con días muy soleados y ausencia de precipitaciones.  
  • Zona sur – Wadi Rum y Áqaba : la zona protegida de Wadi Rum y la ciudad de Áqaba tienen un clima desértico cálido con unos 30 grados de media durante todo el año en el desierto y la misma temperatura media en los mese de primavera y otoño en la ciudad. Ambas zonas cuentan con unas 13 horas de luz diarias en primavera, con ausencia de precipitaciones.

El idioma oficial es el árabe con tres variaciones principales, urbano, rural y beduino. Sin embargo, el inglés es la segunda lengua y su uso es muy extendido en las ciudades grandes y entre las personas que se dedican al turismo. La mayoría de carteles y señales de las principales atracciones turísticas se encuentran en ambos idiomas. Además, en estos lugares se pueden encontrar guías que hablan otros idiomas de uso mayoritario. En el equipo de Live Jordania contamos con guías que hablan 6 idiomas.

La moneda oficial es el dinar jordano (JOD) que sustituye desde 1949 a la libra palestina. Los billetes actualmente en uso son de 1,5, 10, 20 y 50 dinares, mientras que las monedas son de 1,2,5 y 10 piastras, y de 0.25, 0.50 y 1 dinar. En la mayoría de lugares de las ciudades aceptan pago con tarjeta, generalmente las excepciones se encuentran en mercadillos al aire libre o comercios de tipo informal. No obstante es recomendable llevar dinero en efectivo para pagar en pequeños comercios o transporte urbano, así como una cantidad suficiente para las zonas de Petra o Wadi Rum donde no hay cajeros.  

El cambio de moneda puede realizarse en los aeropuertos de origen y destino, en casas de cambio ubicadas en las ciudades y en algunos hoteles. Sin embargo, nuestra recomendación es que, siempre que se pueda, se saque el dinero directamente en cajeros automáticos para obtener la tasa de cambio que maneja nuestro banco en el momento, que suele ser más favorable que la de las otras alternativas. 

Jordania es un país con una fuerte cultura de propinas y del regateo así que te tocará poner en práctica tus mejores habilidades. 

Aunque no es obligatorio, es muy recomendable contar con un seguro para tener cobertura ante cualquier imprevisto. Muchos de los seguros de coche y hogar tienen cobertura ante incidencias médicas en viajes al extranjero, robos o pérdidas de enseres, recomendamos consultar sus pólizas en caso de contar ya con uno de ellos.  Si se quiere contratar uno específico para los días del viaje, hay multitud de compañías  que ofrecen cobertura para el viaje completo incluyendo vuelos, estancias y transportes o cubriendo sólo aquellos aspectos que nos interesen; siempre es bueno una pequeña comparación para encontrar el que más se ajuste a nuestro presupuesto y necesidades. 

La sanidad jordana, tanto la pública como la privada, cuenta con hospitales de alta tecnología, asistencia médica de calidad y gratuidad en la atención de urgencias para la población local. Sin embargo, para personas extranjeras la cobertura y atención gratuita no está garantizada por lo que desde Live Jordania recomendamos que, independientemente de si contratamos un seguro que cubra otros aspectos del viaje, contemos al menos con un seguro médico que nos garantice la atención ante cualquier incidencia. Aunque Jordania no es un país con alertas sanitarias activas, podemos sufrir problemas estomacales o pequeñas lesiones o contusiones al realizar deportes de aventura.

En cualquier caso, nuestra recomendación es contratar el seguro en el país de origen y hacerlo desde el primer momento, cuando se tienen definidas las fechas de vuelo o al momento de comprar los vuelos.

En la actualidad no hay ninguna vacuna de carácter obligatorio para ingresar al país. La recomendación es contar con el calendario de vacunación al día que en la mayoría de países incluye vacunas como la del tétanos, la difteria o la hepatitis B. En caso de pertenecer a un grupo de riesgo se deben consultar las vacunas específicas que se necesitan y acudir a un centro de vacunación internacional con antelación suficiente. 

Respecto a la vacuna de la COVID-19, no es obligatoria para entrar ni salir del país, al igual que no lo es tener una prueba PCR con resultado negativo. El uso de mascarilla en interiores tampoco es obligatorio en la actualidad.

Si, todas las personas que entren al país necesitan un visado, independientemente de su nacionalidad y de que entren por vía terrestre, marítima o aérea. Para países de la comunidad europea y la mayoría de países de latinoamérica el visado se puede obtener directamente al llegar al aeropuerto, es de un único uso y tiene un coste de 40 dinares jordanos. Su validez inicial es de 30 días pudiendo renovarlo si se desea estar más tiempo. 

Si tu nacionalidad es de otra región tendrás que tramitar tu visa con la embajada de Jordania en tu país de origen. Te recomendamos consultar con antelación suficiente los requisitos específicos.

Sin embargo, si el plan es estar más de tres noches en el país puedes obtener a través de este enlace https://jordanpass.jo/ el Jordan Pass en vez del visado ordinario de entrada . De hecho, esta es la opción más recomendable, pues este pase incluye el visado de entrada a territorio jordano y acceso gratuito a más de 40 lugares de interés ubicados por todo el país, incluida el área protegida de Wadi Rum y Petra, el Museo Arqueológico de Jordania y varios de los restos romanos de Ammán. 

Hay tres tipos de Jordan Pass que se diferencian en los días de acceso a Petra, que pueden ser 1, 2 o 3. Con ello el precio que es de 70 dinares jordanos, 75 u 80 respectivamente. Optar por adquirir el Jordan Pass es la opción más económica ya que sumando el precio del visado de entrada al país más el acceso a Petra y el área de Wadi Rum ya se supera el precio del Jordan Pass de un día.

Es necesario que el pasaporte con el que viajemos tenga un mínimo de 6 meses de validez. Aparte del visado de entrada o el Jordan Pass, el gobierno jordano requiere completar un formulario en línea con información básica sobre nuestra estancia con al menos 72 horas de antelación a la llegada al país. Se puede acceder a él en este enlace https://www.gateway2jordan.gov.jo/form/ donde está disponible únicamente en inglés y árabe.  

Si estás en tratamiento médico que requiera medicación prescrita, no olvides llevar las recetas y directrices médicas contigo durante todo el viaje.

Según nuestra experiencia podemos decir que sí, es totalmente seguro viajar a Jordania, en ninguno de nuestros viajes hemos tenido problema alguno. No hay recomendaciones específicas más allá de no visitar las zonas fronterizas con Irak, Siria e Israel o áreas remotas como los desiertos del este y del sur del país. Tan sólo debemos tener las mismas precauciones que viajando a cualquier otro lugar, cuidar de nuestras pertenencias personales, guardar los objetos de valor en las salidas de los alojamientos, evitar aglomeraciones, estar un poco más alerta de noche y respetar a la población local y sus tradiciones.

La gastronomía es uno de los aspectos que más suele sorprender a nuestros viajeros. Hay dos tipos principales de cocina, la panárabe y la beduina, ambas influenciadas por los sabores de Egipto, Líbano, Siría y Turquía. Las mezclas de hierbas condimentan desayunos y almuerzos, en los que no faltan el pan de pita y el hummus de garbanzos. Platos típicos son el falafel, también hecho de garbanzos; el baba ganoush con base de berenjena asada; el tabuleh con base de bulgur o cuscús y aromatizado con hierbas o el shakshuka; un plato de origen árabe a base de huevos escalfados y salsa de tomate. Las carnes que más se consumen son el pollo y el cordero. Para personas vegetarianas las opciones sin carne son abundantes y tampoco suele suele haber problemas para consumir comida vegana. Como postre imperdible está el kunefe o knafeh, hecho con cabello de ángel y requesón, cocinado en almíbar y espolvoreado con pistacho.  La limonada de menta, el té y los zumos de frutas son las bebidas típicas de consumo diario.

Para visitar Jordania se deben tener las mismas precauciones que en cualquier otro país, aplicar el sentido común y confiar en la intuición. La crema solar, las gafas de sol y los medicamentos básicos para el dolor sin prescripción médica no deben faltar en la maleta, pero, ¿qué más debemos tener en cuenta?. Hemos seleccionado estas preguntas para tratar de aclarar las dudas más frecuentes. 

¡No dudes en contactarnos si tienes alguna otra consulta!