La ruta de las especias y su huella en Jordania

ruta de las especias

Viajar a Jordania es una experiencia enriquecedora en todos los sentidos, la música que ambienta los zocos y las numerosas actuaciones callejeras alegrarán tus oídos, los atardeceres mágicos erizarán tu piel, y la gastronomía jordana, con sus particulares sabores y característicos sazones de especias, dejarán cautivado tu gusto y tu olfato. En la Jordania actual, las especias tienen una presencia muy importante en los platos más característicos de su gastronomía. Es uno de los productos que muchas de las personas que va a visitar Jordania adquieren para ofrecer como obsequio a sus seres queridos y como recuerdo de viaje. En los lugares más visitados no falta el puestecito con especias, mirras, inciensos o perfumes. Además, son un producto imprescindible y de fácil acceso en mercados especializados como el zoco El-khodra, donde se encuentran los productos frescos provenientes de la agricultura local. 

ruta de las especias

Para comprender el papel que juegan las especias en la gastronomía jordana, debemos remontarnos a las civilizaciones históricas de Asia, el noreste de África y Europa que comercializaban con especias y productos como café, incienso u opio, primero por vía terrestre y luego por la marítima. Éstas últimas vías estaban dominadas por los pueblos de habla austronesia, presentes entre Oceanía y el Sureste Asiático y con origen en el Taiwán previo a la dinastía Han. Estos establecieron rutas hacia el año 1500 a.C a las regiones especieras, las islas Molucas de Indonesia, las islas Ceilán en Sri Lanka, regiones de la India como Kerala y, posteriormente, a China.

La denominada ruta de las especias, se consolidó como una vía para el comercio y distribución a nivel mundial de las especias y demás productos que tenían un altísimo valor y que se empleaban para conservar los alimentos y darles sabor y en la preparación de perfumes y medicinas, debido a las propiedades curativas asociadas a determinadas especias. El itinerario comenzaba en el este de China, bordeando las costas de los océanos Pacífico e Índico, cruzando el mar Rojo y el Mediterráneo para distribuir las especias por las regiones de la India, Persia, Arabia, África y Europa. 

El mundo árabe jugó un destacado papel en el desarrollo de la ruta de las especias pues, hacia el año 500 d.C el Imperio Romano había caído, y con él todas las redes de comercio de especias que se habían forjado hasta el momento en las regiones bajo su mandato. Desde ese momento comenzó la expansión del Islam que, un siglo despúes dominaba buena parte del sur de Europa oriental, Europa Meridional; Asia Central, Meridional y Occidental; y Africa septentrional y occidental. Durante esta época, ciudades como Damasco (Siria), Bagdad (Irak) y Basora (Irak) fueron sedes del comercio de especias, manteniendo su (superioridad) durante siglos. 

La importancia de ruta de las especias no sólo se remite al desarrollo económico sino que, al igual que  otras rutas de comercio internacionales como la ruta de la seda, la ruta del incienso o la ruta del oro, contribuyó a que se desarrollaran las sociedades comerciales en las que se fueron asentando personas de diferentes regiones, convirtiéndose en puntos multiétnicos y multiculturales, ricos en el intercambio de tradiciones y cosmovisiones. Además, en las embarcaciones que recorrían la ruta, se fueron incorporando geólogos, zoólogos, botánicos y expertos en otras ciencias, lo que asistió al desarrollo del conocimiento en estas materias, a la promoción de los viajes de exploración y otro tipo de comercio, a la mejora de los mapas, y a la expansión de la utilización de instrumentos de navegación como la brújula, entre otros. 

El paso de la ruta de las especias por Jordania

La antigua ciudad de Petra, en el valle de Wadi Musa, fue un paso de caravanas muy importante durante el reinado de los nabateos. Allí confluían dos de las rutas comerciales más importantes del momento, la que conectaba la Península Arábiga con el mar Mediterráneo, y la que conectaba Egipto con Siria. Por ellas discurrían, aparte de las especias como producto principal, otros bienes como el oro, la seda, las piedras preciosas o los productos medicinales. Estar en este enclave crucial favoreció al pueblo nabateo que terminó monopolizando el comercio y las distribuciones de la región, y enriqueciéndose enormemente no sólo en el plano económico, sino en cuanto a arquitectura, religión y estilo de vida, producto de las relaciones con los pueblos persas, griegos, romanos y egipcios. Con su actividad comercial, el pueblo nabateo, convertido ahora en Imperio, extendió sus brazos por todo el país, dejando la huella de la mezcla cultural y un arraigado uso de las especias en la gastronomía que perdura hasta nuestros días. 

Las especias, por tanto, son indicador de una rica cultura gastronómica con profundas raíces en el mundo antiguo. En Jordania además de la mezcla de culturas de los diferentes pueblos que la habitaron, los pueblos nómadas que la recorrieron, dejaron su huella también en la sazón propia del país. Cada plato tradicional tiene su propia condimentación, que usualmente es una mezcla de varias especias. Las combinaciones más típicas son “za’atar”, una mezcla de semillas de sésamo tostadas, orégano, tomillo, zumaque y mejorana; las “siete especias”, que lleva cardamomo, pimienta negra, nuez moscada, clavo, canela y jengibre; o el “baharat” que combina comino, jengibre, clavo, cardamomo, canela, pimienta y chile. Aunque estas sean las combinaciones más típicas, en cuanto al uso de especias se refiere, no hay directrices exactas y su variación dependerá del gusto de quien las cocine y las deguste. Eso sí, el conocimiento sobre ellas se transmite de generación en generación y su uso es todo un arte. 

Visitar a una tienda de especias, oler, imaginar combinaciones, moler, mezclar y probar, es todo un ritual para muchos amantes de la gastronomía, locales o extranjeros. Es además una buena forma de acercar un pedacito de Jordania a familiares y amistades si decides obsequiarles con alguna de las especias típicas. En todo el país se pueden adquirir fácilmente, habiendo además varias tiendas de larga tradición y renombre. Algunas de ellas se encuentran en el zoco Al-Sokr, ubicado en King Talal Street, detrás de la mezquita Al-Hussein. Te invitamos a visitarlo y dejarte tentar por las infinitas posibilidades que las especias jordanas te pueden brindar. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *